Inicio Noticias 13 Reflexiones sobre ser un emprendedor

13 Reflexiones sobre ser un emprendedor

Compartir

Comencé esta publicación queriendo hacer una lista de cosas que los emprendedores no deben decir, o cosas que los verdaderos emprendedores no hacen, pero puesto que esto es Medium, me he dado cuenta que se siente más como un diario y por eso es más apropiado hablar directamente acerca de mi experiencia en lugar de hablar sobre los otros lugares en que escribo o hago videos.

Gary-VaynerchukMientras estaba de vacaciones con mi familia, estuve leyendo y participando mucho más en Twitter, y me ha llevado a un montón de personas que hablan sobre ser emprendedores. Ahora, desde hace tiempo vengo diciendo que las personas pueden convertirse en “emprendedores falsos” porque está de moda serlo. Sale una película de Hollywood, y repentinamente todos piensan que pueden ponerse una sudadera y convertirse en lo mejor (eso, además de que hay ciertos aspectos prácticos en convertirse en emprendedor durante los primeros años fuera de la escuela). Con toda esta conversación vienen un montón de nociones preconcebidas sobre lo que el emprendedor “debe” o “no debe” ser, lo que los emprendedores “reales” dicen o lo que los emprendedores “reales” deben hacer.

No voy a escribir uno de esos textos, pero lo que sí voy a hacer es decirte todo lo que ha funcionado para mí. El emprendimiento corre en mi sangre, y yo siento que siempre he tenido un bueno ojo para lo que funciona y lo que no, así que acá hay una lista, en ningún orden en particular, de cómo me he sentido, y lo que he hecho como un emprendedor:

Nunca me he preocupado por la conclusión. Siempre me he enfocado en los ingresos de primera línea.

Nunca he estado en la defensiva. Siempre he estado en la ofensiva.

La velocidad siempre ha sido más valiosa para mí que las ganancias. Siempre se trató de hacer crecer la base, el crecimiento de la empresa y de moverse rápidamente.

Nunca me importó lo que mis padres o maestros pensaran.

Siempre pagué mis deudas. La cantidad de emprendedores entre 23 -25 años de edad que están siendo introspectivos ahora es para reírse. Yo nunca me preocupé sobre los efectos a corto plazo en mi vida porque sabía que no había otra opción. En mi caso sólo había una forma. Simplemente tenía que hacerlo porque mi negocio es mi vida. Es mi sangre. Simplemente no me preocupaba el equilibrio trabajo/vida cuando tenía 24 años.

emprendimientoNunca me importó lo que mis amigos pensaban.

Ni una sola vez envidié a nadie. No me podrían haber importado menos los tipos de 27 años que trabajaban en Wall Street y ganaban USD$200.000 y conducían autos de lujo. Realmente no me importaba. ¿Quieren saber algo enfermo? Prefería que pensaran que me estaban ganando, porque sabía cuál sería el resultado neto.

Siempre quise vencer a todo el mundo (Incluso a mis amigos queridos).

Siempre pensé en el emprendimiento como una guerra. Kendrick Lamar le habla a mi alma. Siempre quise que todas las personas con quienes competí tuvieran éxito…siempre y cuando yo tuviera un poco más de éxito que ellos.

Siempre quise un legado. Siempre me preocupó cómo sería visto en el largo plazo. Quería que los emprendedores leyeran acerca de mí en las escuelas algún día. Yo simplemente siempre estaba más preocupado por el legado, que por la moneda. Y sé que uso mucho esa frase. De hecho creo que estoy convirtiendo a Legado >Moneda en un cliché para la gente que me sigue. Lo siento por eso. Un minuto. No, no lo siento.

Tenía mucha paciencia (Aún la tengo).

Nunca me sentí con derecho. Creo que una de las cosas que más me atrajo al mundo del emprendimiento era que nadie tenía derecho a nada. Incluso con todo el éxito que había tenido, me encantaba la idea de comenzar una agencia cuatro años atrás cuando nadie en el mundo de las agencias sabía quién era yo, nadie me respetaba, y nadie pensaba que yo sería capaz de hacerlo. Prefiero ser subestimado. Me encanta. Prefiero la subida. Comenzar de nuevo es atractivo, no negativo.

No me gustan las cosas. De hecho, las odio. No quiero aviones. No quiero autos. No quiero relojes. Yo no lo hago por obtener esas cosas.

Fuente: Starterdaily.