Inicio Destacados Davivienda Colombia: «Para el 2020, todos los bancos serán digitales»

Davivienda Colombia: «Para el 2020, todos los bancos serán digitales»

Fuente: El Tiempo

Que el país tenga un sistema bancario ciento por ciento digital está más cerca de lo que cualquier colombiano se podría imaginar.

Para Efraín Forero, presidente del Banco Davivienda, esta realidad llegará antes de que concluya el 2020. Asegura que la entidad bajo su mando tendrá la banca de personas completamente digitalizada al finalizar el 2019; y la de empresas, en el primer semestre del próximo año.

No en vano invierten en ese proceso 300 millones de dólares, según lo dijo en entrevista con EL TIEMPO.

¿Cuál es la estrategia del banco en medio de esta revolución tecnológica?

Estamos en proceso de transformación digital, de preparación para convertirnos en una organización sostenible en el tiempo. Vemos que esa transformación debe hacerse hacia el interior del banco para que los procesos sean mucho más fáciles y asequibles y, al final, todo se pueda realizar dentro de un celular.

Eso nos permite estar presentes en cualquier lugar las 24 horas para nuestros clientes, lo cual es un valor agregado. Si no nos convertimos muy rápido, la competencia lo hará y no habrá diferenciaciones. Diría que la mayoría de bancos, antes del 2020, serán completamente digitales.

Y ¿en qué etapa van?

Nuestra banca de personas está en un 80 por ciento digitalizada y este año llegaremos al ciento por ciento. La de empresas, cerca del 50 por ciento; y antes del primer trimestre del 2020 tendremos digitalizados todos los procesos para los empresarios y las pymes.

De forma simultánea trabajamos en el fortalecimiento de la plataforma de Daviplata para poder vincular más comercios y personas.

¿Este producto estrella qué tanto más podrá desarrollarse?

Esta poderosa plataforma es la que nos permitirá conectar con otros bancos en los países donde tiene presencia Davivienda, hacer alianzas con jugadores muy importantes, como cadenas de almacenes, centros comerciales, ‘fintech’ y empresas de transportes, con las tiendas de barrio en distintos sectores, entre muchas otras.

Hoy, los 5 millones de clientes de Daviplata, por ejemplo, pueden comprar por internet, para lo cual solo tienen que tramitar en línea una tarjeta de viaje, sin costo alguno, la cargan con el monto que necesiten, el sistema asigna un número y un código de seguridad para compras y queda lista para utilizar para compras internacionales.

¿Cuánto le están invirtiendo a esa transformación?

Es una inversión cercana a los 300 millones de dólares, pero hay 100 millones adicionales en alianzas, porque nuestro objetivo es ser el banco preferido por los colombianos por la calidad de sus servicios y la oferta de una experiencia integral. Eso nos permitirá avanzar hacia una cuota de mercado del 18 por ciento, un poco mayor a la que tenemos hoy del 15 por ciento.

¿Esa experiencia se inicia con la apertura de la oficina en el centro empresarial Claro?

Es más un centro de experiencia diseñado no solo para tener todos los procesos digitales del banco –no habrá transacciones en papel–, sino para entregar valores agregados a los 70 comercios, 12.000 visitantes diarios, 9.500 trabajadores del centro comercial y los más de 48.000 habitantes del sector. Con la ayuda de la tecnología, y de nuestro aliado Claro, llegaremos a esas personas con ofertas, descuentos, servicios y soluciones en tiempo real a través de mensajes de texto a sus celulares. Es un piloto que evaluaremos en cuatro meses, con la idea de que se pueda replicar en otras 120 oficinas que Davivienda tiene en igual número de centros comerciales en Colombia y en otros países.

¿En qué va el programa de reducción del efectivo?

No es un tema sencillo, pero a eso le apunta el Gobierno con el nuevo régimen simple. Estamos muy satisfechos con lo logrado en este frente con Daviplata, entre otras cosas porque esto nos trajo por el camino digital y para nosotros tiene valor enorme.
Pero se necesita que haya una señal clara en ese propósito y una en ese sentido es que se logre que los pagos que haga el Estado y los que reciba sean digitales.
Eso es fundamental para que haya trazabilidad de esas operaciones. Otro aspecto en el que hemos insistido es en que se imponga un mayor control al comercio libre de dólares que hay en el país, porque sabemos que buena parte de esos recursos vienen de negocios irregulares y van a nutrir la corrupción que le causa gran daño a la economía.