Pago móvil es uno de los pilares clave para el desarrollo de...

Pago móvil es uno de los pilares clave para el desarrollo de la banca digital en Chile

Compartir
Digital Bank Chile 2016. Noviembre 23 2016 Patricio Valenzuela Hohmann

Fuente: El Mercurio

Los pagos móviles en Chile se han visto fuertemente impulsados por el servicio de transferencias en línea interbancarios que desarrolló la banca nacional hace más de ocho años.

Ramón Heredia, director de Ecosistema de Innovación Grupo Componente-DigitalBankLa.com, sostiene que hoy los usuarios chilenos están acostumbrados a realizar transferencias de dinero mediante este servicio, que ya cuenta con más de 16 millones de transferencias mensuales. “Los bancos han desarrollado soluciones móviles que incluyen este sistema lo que ha impulsado la movilidad de los pagos. Por otro lado, ya existe la alternativa de billetera electrónica que permite pagar con el celular, con conexión a las tarjetas de crédito”, indica.

Uso del smartphone

El experto agrega que, según datos de Pew Research Center, actualmente el 43% de la población mundial posee smartphones, mientras que Chile se perfila como uno de los países con mayor penetración de teléfonos inteligentes en Latinoamérica. Es así como en el caso de nuestro país, el uso de estos dispositivos alcanza el 65%.

Dice Ramón Heredia que los usuarios ya se acostumbraron mayoritariamente a realizar sus interacciones mediante estos dispositivos, entrar a redes sociales, usar soluciones de chat, revisar sus correos y, en el último tiempo, a realizar sus transacciones financieras. “Los bancos más grandes del país han desarrollado herramientas móviles para sus clientes, lo que ha permitido extender la utilización de servicios financieros a más personas y en cualquier momento”, explica.

Destaca el profesional que, además de la banca móvil tradicional, ya se presentan ecosistemas de aplicaciones que se descargan según cada necesidad, lo que ayuda a los clientes de la industria financiera a entrar de lleno en el uso de soluciones móviles.

Sin duda, la principal ventaja de la banca móvil es que el usuario lleva su dispositivo en todo momento y lugar, lo cual facilita la realización de transacciones. Los teléfonos inteligentes permiten, además, indicar la ubicación del usuario, sus preferencias y una interacción más directa con la empresa.

Incluso, subraya Ramón Heredia, las instituciones financieras ya están desarrollando soluciones que, usando la información de contexto, entreguen ofertas o recomendaciones personalizadas.

Otra ventaja es la seguridad, porque los dispositivos móviles, al ser personales, tienen menos riesgo de contaminación con virus o software malicioso.

“Según el estudio de Google ‘How mobile has changed how people get things done’, el 96% de las personas usan sus smartphones para realizar alguna acción. Y el 70% realiza búsquedas móviles como primera opción, antes que acudir a una tienda física y, lo que es más importante, este dispositivo les ayuda a decidir cuando ya están listos para comprar. Las nuevas apps bancarias están integrando muchas de las características nativas de los celulares, para integrarlas a los servicios financieros”, sostiene.

Chile tiene una alta tasa de bancarización en comparación al resto de los países de Latinoamérica, y sus servicios financieros son de nivel mundial. “Un ejemplo es el servicio de transferencias en línea interbancarias, donde Chile ha sido pionero en el mundo y hoy es el único país de Latinoamérica que lo tiene. Esto nos da una ventaja importante, pero aún falta mayor dinamismo en incorporar innovación y al ecosistema de startups al desarrollo de soluciones de pagos móviles”, explica Heredia.

En este sentido, el principal desafío para los pagos móviles en Chile, es el desarrollo de un ecosistema que, además de entregar al usuario la posibilidad de realizar estas transacciones, le dé la opción de usarlo en una amplia red de comercios o recaudadores. Así lo asegura el experto de DigitalBankLa.com, quien comenta que este es el punto débil de la mayoría de las soluciones de pago en Latinoamérica.

“El usuario tiene su dinero móvil, pero no tiene donde usarlo. Eso es clave para el desarrollo de esta tecnología, ya que la alternativa más difundida en Chile para los comercios es la utilización de los POS, tecnología que requiere un largo protocolo de contratación. De esta forma, el foco en los próximos años debe estar centrado en permitir a los comercios recibir pagos en sus mismos celulares o tabletas, lo que hará despegar este tipo de transacciones en nuestro país”, finaliza.