Transacciones con cheque caen 6,7% en 2012-2016 y las de débito suben...

Transacciones con cheque caen 6,7% en 2012-2016 y las de débito suben más de 20%

Compartir

Fuente: Diario Pulso

En marzo próximo, Walmart Chile -cadena que opera las marcas Lider, Ekono y A Cuenta- ya no aceptará cheques en sus establecimientos.

Pero más que la decisión unilateral de una empresa, este hecho da cuenta de un fenómenos que se arrastra desde hace ya un tiempo: la pérdida de participación del cheque entre los medios de pago en el mercado local frente a otros productos como el débito y las transferencias electrónicas. Pero pese a que ha perdido terreno, el cheque aún es un medio de pago relevante comparado con otros países de la OCDE (en EEUU, Francia, Israel y Canadá las personas giran más cheques que en nuestro país).

De hecho, existen segmentos importantes y usos particulares donde puede ser un medio de pago destacado. De acuerdo a un estudio de la Asociación de Bancos, el uso del cheque ha venido disminuyendo sistemáticamente en el país desde 1998, lo que ha tenido como contrapartida el surgimiento de medios de pago alternativos (como las transferencias electrónicas de fondos y tarjetas) que se han posicionado como los principales mecanismos de transacción.

Todo ello, eso sí, forma parte de la transformación por la que ha atravesado la banca chilena: de eminentemente presencial y de intermediación, gracias al apoyo de la tecnología pasó a ser masiva y transaccional. ‘Esto coincide con un desarrollo chileno, de crecimiento económico muy potente, donde había que proveer de servicios, medios de pago a la gente que tenía acceso a los sericios financieros’, indica Ricardo Matte, gerente general de la entidad gremial.

En ese contexto, mientras entre 2012 y 2016 el número de transacciones con cheques cayó en promedio un 6,7%, las transferencias electrónicas y el débito anotaron un alza promedio de 19,3% y 20,6% respectivamente en el mismo lapso. La tendencia alcista de estos medios de pago alternativos fue la misma cuando al mirar la composición de los montos transados. ‘Todas estas innovaciones son aceptadas por los clientes, siempre y cuando se traduzcan en cosas súper simples: comodidad y acceso, costo y seguridad’, destaca Matte.

¿MUERTE DEL CHEQUE?

Pese a los nuevos desarrollos, el cheque continuará existiendo, pero claramente manteniendo los crecimientos acotados que ha mostrado últimamente. De acuerdo al estudio, la mayor contracción en su uso se ha dado entre las personas naturales, ya que en las empresas ello se ha mantenido prácticamente sin cambios. Las personas, eso sí, han concentrado su utilización cuando se trata de montos mayores.

Asimismo, las empresas de menor tamaño registran una menor tenencia de tarjetas (crédito bancarias y de casa comercial), lo que se podría traducir en un uso más intensivo de los cheques. ‘El cheque no va a dejar de existir, porque hay gente que lo usa como forma de micro crédito. Además, hay empresas pequeñas que les gusta dejar un registro contable del pago que hicieron; eso no se va a parar nunca’, concluye Matte.