Regtech: la evolución de las fintech

Regtech: la evolución de las fintech

Compartir

Fuente: Pulso.cl

Durante los últimos años, las fintech han concentrado altas inversiones en el mundo. Sin embargo, ahora llega una nueva evolución: las regtech (acrónimo de regulation y technology), son nuevas empresas que tienen como objetivo resolver aspectos regulatorios como normativa KYC, reporting regulatorio y AML, entre otros, de la mano de un conjunto de tecnologías como cloud y blockchain.

Según el Instituto de Finanzas Internacionales (IFI), el no cumplimiento de las normas regulatorias le puede costar a una entidad financiera más de US$1.000 millones al año. McKinsey ha constatado que las multas y sanciones regulatorias en 20 grandes bancos universales de EEUU y la UE se multiplicaron por 45% en el periodo 2010-2014. Además, se estima que entre el 10-15% de la fuerza laboral total de las entidades financieras está dedicada a la gobernanza, la gestión de riesgos y el cumplimiento.

Se trata de un concepto nuevo. Incluso, la primera entidad reguladora en reconocerlo como tal fue la Autoridad de Conducta Financiera (FCA por su siglas en inglés) del Reino Unido a mediados de 2016, al estipular que ‘regtech es un subconjunto de las fintech, que se enfoca en tecnologías que pueden facilitar la entrega de requisitos regulatorios de manera más eficiente y efectiva que las capacidades existentes’. De hecho, Europa va a la cabeza en la materia. Para hacerse una idea, el informe mensual de febrero de este año del BBVA Research, dedica un importante capítulo acerca de las proyecciones de las regtech.

Cómo funcionan

Para cumplir con sus objetivos, las regtech se sostiene en tres pilares: el ‘cerebro’, que es donde se estandariza la información, se sincroniza y agregan datos relevantes y se realiza un análisis avanzado de éstos. Luego sigue la parte del ‘engranaje’, donde se crean estándares, integración y automatización de los procesos. Y finalmente, todo esto queda ordenado a través de una ‘columna vertebral’, que contiene la plataforma, aplicaciones e interfaces, que permiten ordenar los datos y procesarlos. ‘Los beneficios más relevantes de trabajar con firmas de regtech tienen relación a mejorar la experiencia del consumidor, ser más efectivos respecto al cumplimiento regulatorio y mejorar el costo y eficiencia de los procesos’, dice Marcial Rapela, socio Bain & Company, consultora dedicada a la gestión.

¿Cómo puede cambiar la industria financiera?

Las recientes crisis financieras, así como los distintos incumplimientos regulatorios a nivel local y global, han hecho a los entes reguladores responder de manera contundente y acelerada en términos de fortalecer las reglas del juego y endurecer las regulaciones. Por ejemplo, el regulador estadounidense multó a Goldman Sachs con US $ 5.060 millones a principios de este año por sus prácticas fraudulentas de vender títulos respaldados por hipotecas.

‘Esto ha obligado a la industria financiera a poner mucho foco, esfuerzo e inversión en poder responder y cumplir tanto con las regulaciones internacionales (Basilea III, Dodd Frank, EMIR, Solvency II) como con aquellas propuestas por el regulador local’, cuenta Jorge Rojas, Socio TI de Deloitte. Él indica que soluciones del sector regtech proveerá importantes eficiencias a la industria, al poder responder a las regulaciones de manera más ágil, disminuir riesgos operacionales, pero principalmente, forzarán a nuevos niveles de transparencia no solo de cara a los reguladores sino que principalmente al usuario final.

Entre los beneficios de este tipo de tecnología está la agilidad, porque toma datos desordenados y entrelazados, que pueden desacoplarse y organizarse mediante tecnologías ETL (Extract, Transfer Load). Otro frente es el tiempo de respuesta, ya que los informes se pueden configurar y generar rápidamente. Del mismo modo, se reducen los plazos para poder poner en marcha cualquier nuevo requerimiento. ‘Las soluciones regtech ofrecen dos ventajas: primero permiten ahorros en términos de costos y esfuerzos, dado principalmente a que están basadas en tecnologías escalables (deep learning, big data y cloud computing, entre otras) y altamente adaptables. En segundo lugar, la posibilidad de reportar de manera mucho más precisa la información requerida por los organismos regulatorios, es otro de los grandes beneficios’, expresa Sebastián Robles, gerente de Innovación de Bci. Él señala que en el banco ‘estamos acelerando la incorporación de nuevas tecnologías para adaptarnos rápidamente a las regulaciones y poder ofrecerles a nuestros clientes experiencias de servicio más gratificantes y memorables’.

Rapela manifiesta que hay grandes desafíos. Por ejemplo, los bancos deberán tener un buen entendimiento sobre las opciones que las regtech entregan y evaluar cuidadosamente las necesidades prioritarias. ‘De manera crítica, tendrán que llevar a los reguladores a la conversación antes de comprometerse. Y deben asegurarse de que la combinación de tecnología y servicios de terceros con sus procesos internos no genere más complejidad del sistema’.

Pero uno de los temas más relevantes para la industria tiene que ver con la fiabilidad de la información. Para ello, las regtech extraen información tanto de sistemas bancarios como los organismos públicos y terceros, diseñan algoritmos para que estos datos ser actualicen de forma automática y usan sistemas que les permiten continuamente mejorar la calidad, precisión y fiabilidad desde donde provienen los datos.

Por último, otra de las grandes ventajas de las regtech es que están comenzando a aumentar el interés de startups, aunque en Chile, el tema aún está menos que comenzando.