Los millonarios montos por “pérdida de IVA” que está evitando el nuevo...

Los millonarios montos por “pérdida de IVA” que está evitando el nuevo y obligatorio sistema electrónico

Compartir

Pérdidas millonarias, son las que hoy tienen muchas empresas, que tienen  fugas importantes de dinero, por no tener  la información en línea y no estar atento a la receptividad, esto es ante el rechazo comercial  de una factura, lograr hacer el recupero del IVA ya pagado y no terminar pagando un doble impuesto.

“Cuando se emite una factura y ésta tiene algún tipo de rechazo comercial, sucede que muchas veces el emisor o dueño de la factura no realiza una nota de crédito, ante lo cual, pasado el plazo de los tres períodos tributarios para recuperar ese impuesto, la empresa termina generando una “pérdida de IVA”, debido a que la nota de crédito no se emitió de manera oportuna”, explica Pablo Mateluna, gerente general de Enternet.

Pablo señala además que en estos casos, la empresa receptora rechaza oportunamente, pero es el emisor el que tiene que mejorar su sistema de recepción. “Antes, en el mundo de la factura física, el rechazo llegaba con una carta muy formal, era certificada, y ahora llega por vía electrónica. Ante esto, hoy más que la implementación de un sistema de factura electrónica, lo importante es que dicho sistema, cuente con un buen mecanismo, que ofrezca un monitoreo simple, que reciba alarmas, porque hoy las empresas no tienen como monitorearlo y no se enteran de si una factura es rechazada o no, y es así como el IVA se pierde”.

La solución para estos casos, está dada por la buena elección del proveedor de factura electrónica, que logre entregar un valor agregado y cuyo sistema permita monitorear claramente los documentos emitidos y que además entreguen una alarma cuando este documento sea rechazado.

“Es algo que Enternet tiene sumamente resuelto, con un sistema que permite llevar todo controlado, pero que también emite alertas para este tipo de situaciones, lo que facilita al usuario accionar a tiempo. Porque hoy lo importante ya no es sólo cambiarse definitivamente al sistema electrónico, que es obligatorio. Lo fundamental es elegir muy bien al proveedor que utilizaremos”.

La facturación electrónica fue aprobada el año 2014 en el Congreso teniendo su primer hito el 1 de noviembre del 2014 para la grandes empresas, luego el segundo hito importante fue el 1 de agosto del 2016, cuando comenzó a regir de manera obligatoria para todos las pequeñas y medianas empresas  urbanas. Tendrá un tercer  hito el 1 de febrero del 2017, cuando se haga extensiva para PYMES rurales y Microempresas urbanas.

Durante estos meses, su implementación ha supuesto ahorros importantes para las empresas, principalmente en el capital utilizado para papeleo, transporte de éste y trámites que hoy se pueden realizar desde el escritorio.