Inicio Destacados Cuentas RUT de BancoEstado para inmigrantes registran aumento explosivo y suman 283...

Cuentas RUT de BancoEstado para inmigrantes registran aumento explosivo y suman 283 mil

Compartir

Fuente: Emol

Solo requieren contar con una cédula nacional de identidad para abrirlas. Por eso se han convertido en una alternativa para inmigrantes que todavía no tienen residencia definitiva y que no han podido acceder a una cuenta corriente.

Son las Cuentas RUT, creadas en 2006 por el BancoEstado. Claro que si bien el instrumento fue iniciado ese año, en 2010 solo 7.290 extranjeros abrieron una. Con el explosivo aumento de inmigrantes en Chile en los últimos años (según cifras oficiales, serían 465 mil), también se incrementaron las Cuentas RUT. “El Mercurio” consultó a la institución financiera cuántas se han abierto en los últimos años para extranjeros, y las cifras evidencian un masivo incremento.

En 2011 llegaron a 14.763. Y en los años siguientes es clara la tendencia al alza: en 2012 se abrieron 29.826 cuentas RUT; en 2013, 37.761; en 2014, 45.719; en 2015, 59.388, y en 2016, la cifra más alta, 88.640 cuentas. En total, acumuladas a la fecha, suman 283 mil 360. Desde BancoEstado aseguran que “este producto ha estado a disposición de inmigrantes desde 2006, solicitándose como único requisito la cédula de identidad nacional vigente.

Y explican que este tipo de producto “ha facilitado la inclusión financiera del país”, ya que personas que no accedían al sistema financiero pueden depositar, transferir y usarla como RedCompra. Tampoco tiene costo de apertura ni de mantención. Además, aclaran que el 80% de los inmigrantes que han abierto este tipo de cuentas son de Perú (44%), Colombia (16%), Bolivia (11%), Argentina (5%) y Ecuador (4%). El otro 20% corresponde a otras 100 nacionalidades. La más reciente inmigración, por ejemplo de haitianos —170 llegan al día en promedio—, ha aumentado, pero todavía no se refleja en estas cifras.

Inmigración ilegal

El investigador senior de Clapes UC (Centro Latinoamericano de Políticas Económicas y Sociales), Juan Bravo, afirma, al observar las cifras, que el aumento de este tipo de cuentas en extranjeros “ha sido impresionante”. Y dice que hay que recordar que se refiere a una inmigración “bajo la vía legal, que ya ha obtenido documentos como la cédula de identidad, pues la inmigración ilegal es muy difícil de contabilizar. Eso escapa a la cifras oficiales”. Una Cuenta RUT —explica el experto— tiene más limitaciones —en la capacidad de depósito, por ejemplo—, pero es un instrumento útil para quienes aún no pueden acceder, por ejemplo, a una cuenta corriente.

Bravo aclara que la gran mayoría de los inmigrantes viene a participar del mercado laboral y que, de hecho, la tasa de inactividad es menor en extranjeros (24,4%) que en chilenos. Aclara, sin embargo, que las condiciones de empleo se precarizan cuando el inmigrante no tiene papeles. “Está la migración irregular. Es decir, una persona que entró por medios legales, pero se le cumplió el periodo (de visa) y no regresó. La inmigración ilegal es derechamente gente que no cruzó por paso fronterizo habilitado. Eso es lo que genera mayor riesgo”.

El asesor jurídico de la Organización Internacional para las Migraciones, Jaime Esponda, señala que el incremento de cuentas “indica que el aumento de la migración regular va a la par de una actividad laboral y productiva de la población migrante”. Plantea que esas 88 mil Cuentas RUT en 2016 se explican “porque son las de más fácil acceso y manejo, a efecto de las remesas, para la gran mayoría de los migrantes, y muchas de ellas corresponden a varias cuentas por familia que se dedican al pequeño comercio”.

El ex subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, afirma que gran parte de los extranjeros viene con fines laborales, pero que Chile todavía está muy atrasado en su legislación, ya que “es laxo el sistema para el ingreso al país” y existen medidas que no se dan en países desarrollados, como el hecho de entregar visas de trabajo a quienes llegaron como turistas, sin que tengan que obtenerlas en las embajadas en su país de origen.