Inicio Columnas Sucursales bancarias sin efectivo: ¿Reducirán la necesidad de vigilancia y seguridad?

Sucursales bancarias sin efectivo: ¿Reducirán la necesidad de vigilancia y seguridad?

Compartir

Por Jenny Mansson, Directora de Desarrollo para Bancos de Axis Communications.

Los bancos y entidades financieras a nivel mundial están experimentando un proceso de gran transformación. Actualmente, es cada vez mayor el número de personas que eligen los servicios on-line y móviles o las áreas de autoservicio, en vez de hacer sus transferencias bancarias de manera presencial en una sucursal tradicional.

Esto le da a los bancos la oportunidad de aumentar su eficiencia operacional, mediante la reestructuración de su estrategia de canal y modificar el tipo de servicios que sus sucursales tradicionales ofrecen.

Un paso en esta dirección consiste en la implementación de sucursales que operen sin dinero en efectivo, en las cuales se realicen sólo consultas y actividades similares, mientras que los clientes que lo requieran se dirigen a las diferentes áreas de autoservicio para el retiro o depósito de dinero en efectivo.

Este fenómeno se observa sobre todo en Suecia, donde tres de los cuatro grandes bancos tienen un número importante de sucursales sin dinero en efectivo. Es el caso de Nordea, institución que tiene aproximadamente el 50% de sus sucursales sin dinero en efectivo, mientras que la cifra correspondiente a SEB es casi el 60%, y sigue aumentando.

A pesar de que Suecia ha llegado muy lejos en comparación con muchos otros mercados bancarios tradicionales, hay ejemplos en todo el mundo donde esta tendencia se está empezando a desarrollar. Por ejemplo, el National Irish Bank * ha implementado sucursales bancarias sin dinero en efectivo desde el 1º de noviembre de 2011 y el First National Bank (FNB) abrió sus primeras sucursales sin efectivo en Johannesburgo en 2012.

La razón principal de las sucursales sin efectivo es que el manejo del mismo es muy caro, debido a que hay un costo significativamente más alto en aquellas que cuentan con circulante, frente a las que optan por no tenerlo. El efectivo también plantea un mayor riesgo para la seguridad, por lo que los bancos están tratando activamente de reducirlo al mover el dinero a los cajeros automáticos y las áreas de autoservicio.

Sin embargo, la necesidad de la vigilancia en las sucursales bancarias no disminuye, aún cuando no hay manejo de efectivo, por varias razones:

  • El dinero no es sólo monedas y billetes, es unos y ceros también (bits). Los bancos manejan una gran cantidad de dinero electrónico todos los días y los requisitos de seguridad en torno a este manejo son muy altos. Adicionalmente, los bancos tienen que cumplir con las regulaciones internas y externas, como recursos humanos, sindicatos, etc.- y estas regulaciones no cambian fácilmente o particularmente rápido.
  • Las personas que roban bancos no son siempre parte de un crimen organizado, a veces son simplemente individuos que actúan en la desesperación e impulsivamente. A su vez, los robos bancarios ocurren también en las sucursales sin dinero en efectivo, ya que los ladrones de bancos simplemente no saben de antemano que la sucursal no lo maneja.
  • Hay un creciente nivel de amenazas contra el personal del banco, especialmente en las sucursales que no transportan dinero en efectivo y que se centran principalmente en las consultas. Puede haber múltiples razones para un banco -incluso sin dinero en efectivo-  a ser también un objetivo. Por ello, los bancos necesitan vigilancia para disuadir los delitos, y también para ser capaces de identificar a las personas que ponen en peligro a su personal.
  • Por otra parte, los robos no son la única amenaza para las sucursales bancarias. El fraude interno es también un riesgo, donde la video vigilancia constituye una forma eficaz para detectar y disuadir. También es necesaria para frenar el vandalismo, otra cuestión con la que los bancos tendrán que continuar lidiando.
  • Por último, pero no menos importante, también se debe tener en cuenta el cumplimiento de actuales cambios en la legislación que podrían imponer el uso de cámaras, independientemente de si la sucursal bancaria tiene dinero o no.

Cuando se discute si la vigilancia en las modernas sucursales bancarias sin dinero en efectivo es de hecho necesaria, la respuesta es sí. En cuanto a la evolución de las necesidades de seguridad, los bancos tendrán que ser inteligentes al elegir su sistema de vigilancia. Moverse en la dirección de  video vigilancia IP mejorará la seguridad y dará a los bancos la flexibilidad que necesitan, manteniendo la rentabilidad.

Otro aspecto atractivo es, por supuesto, la posibilidad de recibir un aviso cuando los posibles delitos se llevan a cabo, o están a punto de suceder. El video vigilancia en un banco es más que simplemente presentar pruebas forenses para la prevención de la delincuencia antes de que suceda.

La video vigilancia IP ofrece una plataforma flexible para satisfacer los siempre cambiantes entornos en el sector bancario, lo que permite a estas instituciones evolucionar continuamente su seguridad con las soluciones preparadas para el futuro, es decir, estar un paso adelante de la delincuencia.

* National Irish Banks es desde 2012 Danske Bank.