Inicio Columnas ¿Operadores Bancarios Virtuales?

¿Operadores Bancarios Virtuales?

Compartir

La existencia de inevitables barreras de entrada a ciertos mercados  tiende a generar  mercados oligopolistas con cierta tendencia a la colusión entre el reducido número de operadores, esto tiene a ocurrir con los operadores de telefonía y otras industrias, por esto, buscando aumentar la competitividad de la industria de las comunicaciones se han creado los OMV.

Qué son los OMV (Operadores Móviles Virtuales)

Una OMV  es una compañía que presta servicios móviles, utilizando la red de acceso y espectro radioeléctrico de un operador móvil tradicional, por lo tanto son empresas que no tienen ni antenas, ni espectro para funcionar, pero que compran una gran cantidad de tráfico a precios preferentes, para luego revenderlo en forma de planes, bolsas de minutos y toda clase de fórmulas que definan para ofrecer a sus clientes.

En Chile ya está operando Virgin y GTD Móvil y próximamente veremos el debut de Falabella, mientras la Subtel ha recibido otras 25 solicitudes de autorización para funcionar como OMV. Virgin, por su parte, en pocos meses de operación ya cuenta con más de 36 mil clientes y pretenden crecer a un ritmo de 20 mil clientes mensuales,  Por su parte, el Grupo GTD cuentan con más de 4.500 usuarios y esperan capturar a cerca del 10% de su actual base de clientes, que son de alrededor de 150 mil en total.

La masificación en Chile de los OMV podría llevar a cualquier grupo de personas o empresas a proveer servicios de telefonía celular a su nicho de mercado con precios convenientes y beneficios especialmente pensados para sus clientes.  Al estar asociados a operadores tradicionales cualquier problema que afecte a la empresa “madre” afectará a las empresas virtuales que la usen como base de sus operaciones.

Pero a pesar de esto, existen tres ventajas que permiten encontrar diferencias reales entre los OMV y sus contrapartes: precio, hipersegmentación y servicio al cliente. Los OMV han sido exitosos cuando apuntan a un nicho, al ser empresas más pequeñas tienen la oportunidad de ofrecer un trabajo de posventa y soporte técnico mucho más personalizado y específico, con estándares de calidad más elevados.

 

OPCIONESDe los OMV a los OBV (Operadores Bancarios Virtuales)

Después de leer los párrafos anteriores, ¿les suena muy descabellada la idea de un OBV?, a nosotros no: es un mercado oligopólico con altas barreras de entrada y problemas de competitividad, a la vez que tenemos una superintendencia muy preocupada por aumentar la competitividad y la transparencia del sector.

También hemos visto una tremenda comoditización de los productos bancarios: créditos de consumo, cuentas corrientes y tarjetas de crédito en realidad son tremendamente similares entre un banco y el del lado: la diferencia principal se da por atributos en calidad de servicio, cobertura de sucursales y horarios de atención, disponibilidad y variedad de servicios y canales de atención, por ejemplo, mientras los procesos para aprobar un producto a un cliente también están estandarizados y automatizados, dejando nada al azar o al criterio de una persona: se ingresan los datos y un proceso automático de scoring nos indicará si califica o no califica.

Esto ha llevado a bancos en otros países a seguir el modelo de franquicias para expandir su base de sucursales con bastante éxito, donde los riesgos y requerimientos reguladores han sido atenuados justamente por la sistematización de los procesos operativos de una sucursal, lo cual no representa un problema mientras se mantengan adecuados controles de calidad.

De esta forma, pequeñas empresas podrían utilizar la infraestructura de grandes bancos para soportar sus productos, a la vez que procesos automáticos les permitirían otorgar estos productos siguiendo estrictamente los requerimientos establecidos por el ente regulador y por el banco madre, a la vez, contarían con todas las facultades para diferenciarse por precio, hipersegmentación y servicio al cliente:

  • Por precio ya que adquirirían grandes paquetes de productos a precios preferenciales, o bien ofreciendo descuentos con otros productos que podrían ser parte de su negocio principal o relacionado.
  • Por hipersegmentación ya que estas empresas se orientan naturalmente a nichos de mercado, donde pueden resolver necesidades específicas de un nicho, una comunidad o una localidad de mejor manera que un gran banco.
  • Por servicio al cliente ya que no deben soportar tremendas infraestructuras tecnológicas,  físicas y organizacionales, pueden reaccionar más rápido a las necesidades y requerimientos del nicho al que se enfoquen.

Estos tres atributos les permitirían a los OBV envolver los productos comoditizados de bancos en complejos paquetes de servicios hipersegmentados a precios preferentes.

¿Qué opinan ustedes de este escenario? ¿es factible en un futuro próximo o es muy loco lo que estamos diciendo?