Inicio Columnas Las ventajas de la biometría en los procesos de Transformación Digital

Las ventajas de la biometría en los procesos de Transformación Digital

Compartir

Por Oscar Cerda Seitz – Gerente de Unidad de Negocios Salud SONDA

Es una de las tecnologías que está empujando las olas de transformación digital en distintos mercados y gracias a ella permite optimizar procesos de autentificación que pueden ser extremadamente engorrosos y complejos en los procesos de pago en línea, los que además han probado ser muy vulnerables, como lo prueba la infinidad de fraudes productos del hackeo de claves o el phishing.

La biometría no es otra cosa que un sistema de reconocimiento somático (esto es, de huella digital, voz, iris, retina o las formas del rostro), para autentificar a un individuo y autorizar que pueda realizar o acceder a diversos procesos, lo que puede ir desde transacciones y pagos en línea hasta el acceso a sistemas de información dentro de organizaciones, consulta de resultados de exámenes médicos, y otras.

Nuestro país ha sido pionero en implementación de sistemas biométricos en la región. Tal vez uno de los casos más emblemáticos sea el uso de la autenticación con huella digital en el sistema de compra de bonos electrónicos de Salud (para consultas médicas y exámenes), el que se realiza directamente en los prestadores de servicios y permite saltarse el engorroso trámite de tener que ir donde las aseguradoras a comprar el bono o bien solicitar reembolsos contra boleta. Además, el sistema permite optimizar la detección de fraudes, al impedir la suplantación de identidad de los pacientes y contar con información en línea y actualizada acerca de los cotizantes del sistema.

Actualmente, la biometría se ha abierto paso en áreas tales como el retail y la banca, permitiendo que estos sectores estratégicos del mercado la utilicen como un efectivo mecanismo de autentificación para proteger la integridad de sus operaciones y transacciones. Además, se está utilizando cada vez más para accesos a oficinas, edificios, terminales de transporte (aeropuertos, estaciones de trenes y buses), faenas industriales, colegios, universidades, gimnasios e incluso en pequeñas empresas, quienes cuentan con lectores biométricos para controlar el acceso de su personal. De acuerdo con un estudio realizado por la consultora ABI Research, el mercado de la seguridad biométrica en el mundo alcanzará en 2021 los US$ 30 mil millones, y crecerá 118% respecto de sus actuales volúmenes de comercialización.

¿Cuántos no hemos experimentado la necesidad de ser más rápidos que un pendrive generador de algoritmos, o esperar que un robot envíe un mensaje de texto o haga una llamada para poder introducir una “tercera clave”, y en el intertanto la conexión se perdió y tuvimos que empezar todo el proceso desde cero?

Con un sistema de autentificación biométrico, como los sistemas de reconocimiento de huella o reconocimiento de rostro, incorporados a un gran porcentaje de los smartphones presentes en el mercado, se pueden evitar esos problemas y entregar una mejor experiencia de usuario a sus clientes, solucionando de paso los problemas de robo de claves, clonación de tarjetas de crédito o suplantación de identidad.

De esta manera, los smartphones pueden ya operar como una verdadera sucursal bancaria, donde el cliente realiza diversas acciones tales como conectarse a su banco, pedir créditos, realizar inversiones, pago de servicios y transferencias, entre muchas otras operaciones.

Los proveedores de servicios y soluciones tecnológicas que llevamos años en esto contamos con las competencias y capacidades para abordar proyectos que integren tecnologías biométricas con otras como Big Data, Internet de las Cosas, cloud computing o IA, para agregar valor aportar a proyectos de transformación digital que se traduzcan en más y mejores negocios para nuestros clientes.