Inicio Columnas La próxima gran cosa de la banca será una empresa de la...

La próxima gran cosa de la banca será una empresa de la que nunca hemos oído

Compartir

“¿Chase o Google?” me retó mi colega, preguntando cual será más importante en 10 años más.

La respuesta quizás sea ninguna de las dos. Gracias a la tecnología, muchos servicios que una vez fueron de exclusivo dominio de los bancos ahora pueden ser ofrecidos a empresas muchos más pequeñas y listas como Lending Club, Square y Prosper.

Google o Apple puede que usen sus montañas de dinero para comprar algunas de estas startups. O quizás los bancos verán esta oportunidad para aprovecharlas, como hizo BBVA con la plataforma digital bancaria Simple.

Hay, sin embargo, otra posible —y caótica— alternativa. Los recién llegados con bases web como Uber, AirBNB y ZipCar han desestimado la industria de la hospitalidad y de transporte en un período muy corto de tiempo. Todavía no hemos visto esa maravillosa aplicación que le quite el puesto a los bancos tradicionales, pero todavía puede estar por venir.

La próxima gran cosa en los servicios financieros puede muy bien ser los pagos de persona a persona. Google Wallet se esfuerza por convertirse en el líder en el comercio electrónico, pero aún tiene que captar realmente la imaginación del público. Eso deja mucho espacio para la interrupción de una de las docenas de sistemas de pago de persona a persona que actualmente proliferan en todo el Internet, incluyendo la aplicación de billetera Venmo y la startup Bitcoin Circle Financial.

Del mismo modo, los prestamos P2P están todavía en sus etapa naciente, pero creciendo rápido. La moderna inicial de Lending Club, que se espera a finales de este año, puede aumentar tanto como la mitad de mil millones de dólares. La compañía ya cuenta con una valoración de casi $ 4 mil millones. Empresas P2P ya no son sueños de Internet, pero las instituciones reales con dinero real están detrás de ellos.

Yo sostengo que el futuro de la banca —la recolección de servicios que mueven el dinero y las inversiones— puede ser dominado por las empresas en las cueles los nombres sean más irreconocibles para los estadounidenses en la actualidad. Si una aplicación estuviera disponible mañana y permitiera mover dinero de mi cuenta a la cuenta de algún amigo de manera segura y sencilla, probablemente no me importaría que el logo que representa a la aplicación este entre los 500 recién llegados de Fortune. Estoy seguro de que mis hijos, quienes crecieron descargando aplicaciones y música de cualquier medio posible, no les importaría.

Estos arribistas no serán organizaciones que aceptan depósitos tradicionales en la necesidad de un seguro de parte de Federal Deposit Insurance Corp. Ni tampoco buscarán acceso a la ventanilla de descuento de la Reserva Federal o de suscripción de valores. Ellos, sin embargo, traen un nuevo conjunto de riegos —desde mayores amenazas de fraude a el aumento de los peligros de la seguridad cibernética.

Los reguladores se sentirán presionados por mantenerse al día con la supervisión de estos nuevos participantes en los márgenes de su mundo. Sin embargo, el público ha demostrado en repetidas ocasiones que están dispuestos a aceptar esos riesgos a cambio de la comodidad. Yo ahora deposito mis cheques tomándoles una foto. Pago por mi café con una aplicación de pagos móviles que permite a la cafetería descontar ese dinero de mi cuenta. Mientras que ambos de estos servicios presentan riesgos adicionales, también hacen la vida un poco más fácil. Es un compromiso que muchos clientes están dispuestos a hacer.

magrann-wells-richard-250Si el futuro de la banca esta más allá de los bancos tradicionales, ¿qué harán las instituciones establecidas? La respuesta es simple: no se quedan atrás. Los bancos necesitan encontrar una manera de unirse para crear sistemas de pago universales y alternativas amplias de prestamos directos. De lo contrario, el riesgo es pasar a formar parte de la vieja economía.

Richard Magrann-Wells senior vice Presidente y Líder de Practicas de Servicios Financieros para Willis North America.

Fuente: American Banker