Inicio Columnas El primer servidor en tu PYME

El primer servidor en tu PYME

Compartir

Por: Javier Pezúa, Brand Manager de Servidores para Dell en LatAm

La tecnología se ha vuelto un componente esencial para impulsar el crecimiento y competitividad de las PYMEs. Si bien en Latinoamérica aún existen barreras para que las PYMEs adopten a la tecnología como un activo estratégico, cada vez son más las que invierten inteligentemente en este aspecto, beneficiándose tremendamente en términos de eficiencia operativa y generación de mayores ingresos.

Una de las grandes decisiones que deberá tomar el emprendedor o gerente de una PYME es dar el “salto tecnológico” y adquirir un primer servidor para su empresa.

Un servidor es una computadora que en vez de estar orientada a la ejecución de aplicaciones para un solo usuario, proporciona servicios de los que se pueden beneficiar todos los empleados de una empresa. Estos servicios son accesibles desde computadoras personales conectadas a la red local de la empresa o desde Internet.

¿Por qué adquirir un servidor?

Adquirir un primer servidor se hace necesario cuando una empresa cuenta, en general, con más de cinco empleados y tiene algunas de las siguientes necesidades:

·  Centralizar, compartir e intercambiar información entre los empleados de manera local o remota.

·  Correr aplicaciones críticas para el negocio, como un software de contabilidad, finanzas o ventas.

·  Mejorar la seguridad en la información. Un servidor mantiene seguros los datos e información empresarial  y permite automatizar las copias de seguridad de manera centralizada.

·  Compartir impresoras y otros dispositivos de manera mucho más sencilla

Muchas empresas usan una computadora de escritorio como servidor, pero en general no es una solución muy eficiente. Esto debido a que el servidor se convierte en la computadora más importante de la organización y debe contar con características especiales que aseguren la disponibilidad de la información en todo momento.

¿Qué consideraciones hay que tener en cuenta al momento de invertir en un servidor?

Es esencial que el servidor cuente con la potencia y capacidad necesarias para gestionar los datos y aplicaciones del negocio de manera eficiente y minimizando las interrupciones o “caídas” debido a fallas técnicas. Por esta razón, antes de elegir un servidor, es crucial tener respuestas a las siguientes preguntas:

·  ¿Cuántos usuarios o dispositivos accederán al servidor?

·  ¿Qué recursos demandan las aplicaciones que voy a correr?

·  ¿Mis necesidades actuales cambiarán en el mediano plazo? o   ¿Voy a incorporar más usuarios? ¿El volumen de datos    almacenados crecerá significativamente? ¿Alojaré más aplicaciones?

La recomendación al adquirir un primer servidor es prestar atención a los siguientes aspectos:

· Rendimiento y capacidad de almacenamiento: Dado por la elección óptima en procesador, cantidad de memoria y capacidad de disco, que permitirán que las aplicaciones corran sin problemas.

· Confiabilidad: Un servidor debe tener características de alta disponibilidad y redundancia que minimicen una posible falla en el sistema y así asegurar que su información y aplicaciones siempre estén disponibles.

· Escalabilidad: Busque un servidor que no solo satisfaga sus necesidades actuales, también que sea fácilmente expandible y crezca de acuerdo a sus necesidades futuras.

·  Facilidad de administración: Es importante que el servidor sea fácil de instalar, usar, administrar y actualizar en el tiempo.

· Garantía y servicio postventa: Contar con un buen servicio y asistencia técnica es de especial importancia sobre todo en entornos de misión crítica. Esto le asegurará tranquilidad frente a un fallo imprevisto, por ejemplo, permitiéndole cambiar rápidamente el hardware defectuoso antes de tener inactivo al servidor y por ende su negocio

Elegir e implementar un primer servidor es una decisión importante que evitará más adelante frustraciones y apoyará el crecimiento económico del negocio. Para adquirir un servidor, las empresas deben escoger un proveedor que realmente tenga reputación y esté especializado en resolver las necesidades de la pequeña empresa.