Inicio Columnas El iPhone X pone de moda la biometría

El iPhone X pone de moda la biometría

Compartir

Fuente:www.elespectador.com

Apple presentó el iPhone X. Una de sus características más sobresalientes es el reconocimiento facial para desbloquearlo, ¿eso sí es seguro?

Es un lugar común decir que usamos nuestros celulares a toda hora y que tienen información muy valiosa sobre nosotros. Por eso los fabricantes no escatiman en buscar balance entre conveniencia y seguridad.

El nuevo iPhone X realiza un mapeo detallado del rostro con una cámara infrarroja y la recolección de 30 mil puntos en 3 dimensiones, lo que, según Apple, garantiza que puede equivocarse solo 1 en 1 millón de veces. Pero la tecnología nunca es infalible. El sistema falló durante su lanzamiento.

Aunque aún no ha salido al mercado, se puede anticipar que pondrán a prueba las debilidades de esta tecnología. Ya sucedió con el reconocimiento de iris del Samsung Galaxy S8 y con el sistema TouchID de Apple. Incluso, las huellas digitales de una persona podrían obtenerse desde una foto.

Pero, además, la seguridad tiene que ver con la preocupación de que los datos biométricos sean usados para otros fines. Apple nos tranquiliza asegurando que los datos se quedan en el iPhone. Sin embargo, reconozcamos que las empresas suelen reservarse el derecho a cambiar sus políticas de privacidad, de modo que, una vez almacenados dependemos de quienes intermedian nuestros servicios de tecnología para proteger los datos. Twitter las cambió recientemente para entregar más datos a los anunciantes.

Usar biometría para desbloquear el celular no es mala idea, es otro modelo de seguridad con ventajas y problemas. Usar la huella para desbloquear el celular puede evitar que alguien o algo (como una cámara de vigilancia) registre el código de desbloqueo. Además, es conveniente. Escribir un código cada vez que, por ejemplo, se quiere revisar un mensaje de texto o consultar información para una cita médica es más costoso que desbloquear el celular con la huella o el rostro. Sin embargo, debemos ser conscientes de sus límites y riesgos.

Quizás lo más deseable sea usar distintos tipos de desbloqueo según la sensibilidad de la información: la huella o el rostro para lo más básico. Un código más complejo para la información más sensible. En todo caso, vigilar y exigir controles en almacenamiento y uso de estos datos es imperativo.