Inicio Columnas E-commerce: ¿Su infraestructura está realmente preparada?

E-commerce: ¿Su infraestructura está realmente preparada?

Compartir

Por Fabiano Silva, Data Center Product Marketing Level 3

La sociedad conectada revoluciona diariamente el modo de consumo de muchas personas. Hoy en día, el acceso a cualquier tipo de producto o servicio está directamente asociado a Internet, ya sea en el momento de realizar una búsqueda, o a la hora de comprar. Datos suministrados por E-bit, instituto de investigación especializado en medios online, revelaron que en el primer semestre de este año dicho segmento facturó R$ 12.740 millones en Brasil, registrando una suba de 24% en relación con el mismo período del año pasado.

Los comerciantes de diversos sectores enfrentan el desafío de garantizar la presencia online de la empresa, con un acceso rápido y una alta disponibilidad de las páginas, para competir en el mercado y conquistar la satisfacción de una clientela exigente y bien instruida, a la que le encanta comprar virtualmente.

Independientemente del rubro de la actividad, el funcionamiento de un site de e-commerce incluye procesos de tecnología complejos, especialmente en la parte de infraestructura de TI y Telecomunicaciones, porque el contenido que trafica en la rede es cada vez más complejo. La escasa eficiencia en la carga de páginas, por ejemplo, puede representar desistimientos en las compras a causa de la lentitud.

Para el consumidor, la infraestructura detrás de un e-commerce representa apenas un detalle. Sin embargo, para las empresas que aspiran a tener éxito en la oferta de productos a través de internet, el reconocimiento del proceso tecnológico de una compra virtual resulta fundamental para el desarrollo del negocio.

Del lado del comprador, la transacción virtual se reduce a realizar apenas algunos clics, al igual que en el envío de e-mails de confirmación, como en la autenticación de la compra. No obstante, del lado del comerciante, ese proceso implica una serie de factores como almacenamiento, seguridad de datos y procesamiento.

En términos generales, el paso a paso de una transacción virtual tiene lugar a partir del momento en que el consumidor navega por internet y accede a la tienda virtual, disponible en la nube. En el login del cliente, que es el registro donde queda precisamente registrado el historial de transacciones y de los accesos; que además posibilita la generación de informes de desempeño a cada etapa concluida, existen controles de seguridad que garantizan la integridad del site, evitando posibles ataques de invasores.

Antes de que lleguen las informaciones a los servidores, toda la navegación pasa por los balanceadores de carga, que distribuyen la demanda entre los servidores de manera inteligente, optimizando el procesamiento y garantizando la mejor experiencia del usuario. Las informaciones son procesadas por los servidores y las consultas se realizan en los bancos de datos para verificar el stock y las promociones registradas en el momento de la visita del cliente. Los análisis sobre los datos protegidos en las plataformas de almacenamientos (Storages) le devuelven rápidamente los porcentajes de descuento, e inclusive algunas sugerencias de compras basadas en el perfil del cliente.

En el momento en que el cliente decide formalizar o completar la compra, los bancos de datos vinculan las informaciones almacenadas a partir del padrón o registro del cliente. Es durante dicha etapa donde tienen lugar las validaciones según las reglas del negocio establecidas por el site. El próximo paso consiste en el envío de los datos financieros del cliente a una institución de pago electrónico, que efectúa la validación de los datos y le devuelve la respuesta a la empresa, aceptando (o rechazando) la transacción. Con la aprobación del proceso, se dispara el pedido de envío del stock, y lo que sigue es la confirmación de la compra del cliente, en un entorno seguro, quedando los datos almacenados para consultas futuras.

Un factor relevante en este escenario es la planificación de una estructura organizada para dar soporte a grandes volúmenes de información en fechas conmemorativas como el Día de la Madre, el Día de los Enamorados y Navidad, que demandan de una gran disponibilidad del ambiente. Los compradores minoristas online, deben preocuparse por contar con conexiones de altísima velocidad para asegurar el rápido desempeño de las transacciones. Muchos proveedores de soluciones de TI ofrecen servicios flexibles, para que los clientes inviertan en el momento que lo necesiten.

Montar un site de e-commerce puede parecer simple, teniendo a la vista las diversas piezas publicitarias de sites que prometen la creación y hospedaje de tiendas virtuales. Mantener un ambiente competitivo es otra historia. La experiencia y el soporte de profesionales dedicados pueden hacer la diferencia en los momentos más críticos, cuando la demanda supera las expectativas, o cuando es necesaria una rápida corrección en determinada información o detalles de la tienda virtual. En esos momentos, la diferencia entre abrir una llamada on-line o hablar directamente con los ingenieros que conocen su operación, puede ser significativa para la caja del negocio.