Inicio Columnas Columna de opinión: La Banca conectada y los desafíos IoT/IoE

Columna de opinión: La Banca conectada y los desafíos IoT/IoE

Compartir

Por Sergio Munro, Gerente de Desarrollo de Negocios  en Servicios Financieros de Cisco Latinoamérica.

A pesar de los buenos resultados financieros del sistema en Chile respecto a sus utilidades durante el 2014 (poco más de USD 4 mil millones, representando un alza de casi un 23% sobre el año 2013), los bancos y sus negocios continúan viendo crecer las presiones competitivas en aspectos como la retención y captura de clientes,  cómo llevar sus productos de forma rápida al mercado, cumplir los requerimientos regulatorios y al mismo tiempo innovar mientras procuran obtener mayores eficiencias operacionales.

Según el estudio que realizó Cisco recientemente a más de 7200 usuarios en 12 países existe una “brecha de valor” entre las expectativas de los consumidores digitales y lo que los bancos están entregando actualmente. Los clientes sienten que están obteniendo cada vez menos beneficios de los que esperan y la confianza se ha ido deteriorando. Con el fin de impulsar a la industria a recuperar su relevancia frente a los clientes, Cisco probó cinco conceptos del Internet de Todo (IoE) especializados en servicios de banca y concluyó que al enfocarse en la asesoría virtual y las soluciones móviles, las entidades financieras tienen una oportunidad inmediata para atraer clientes, obtener más ganancias y experimentar rentabilidad.

Diversos factores están conduciendo el Mercado IoE, los pronósticos de incremento explosivo de información a través de Internet (la Era del Zettabyte) así como los datos analíticos sobre la denominada nube privada o pública (cloud computing); el incremento exponencial en la interconexión de dispositivos móviles inteligentes, con un aumento de más de 60% hacia el 2016 y sobre el 50% conectados a través de redes sociales y el uso en general de servicios móviles, que llevarán a que se adopte la comunicación inalámbrica (WiFi) más rápido de lo esperado, hacen estimar que el número de objetos o cosas conectadas bajo la denominada Internet de las Cosas (IoT) crecerá  en aproximadamente un 30% entre el año 2014 y 2015.

A la fecha se estima que no más del 20% de las instituciones financieras tiene integrados completamente los canales del tipo online, móvil y social bajo una única plataforma. Además, la convergencia entre los servicios IT y Operacionales de las empresas que están habilitando e integrando aplicaciones como apoyo al negocio, por ejemplo video, seguridad física, sensores inteligentes, seguimiento de activos, entre otros, se están encontrando con algunas problemáticas de tipo cultural, colaborativa o de adopción al interior de la empresa, lo que hace relevante la participación de otras áreas, como recursos humanos.

800px-Cisco_logo.svgConsiderando que la mayor relevancia de IoT se ha visualizado en sectores como manufactura, empresas de servicios, minería, retail, servicios públicos y transporte, es que a partir de las variables “información, procesos y sobre todo las personas” podemos comenzar a entender la relevancia que IoE y el escenario de las verticales de negocios del sector financiero y la banca en particular.

 

Es así como, entre algunos de los principales beneficios que IoE está llamada a proporcionar, se encuentran: mejorar la experiencia del cliente; motivar la innovación; incrementar la eficiencia; crear nuevos mercados y minimizar el riesgo.

Sin embargo, la implementación de una plataforma IoE puede traer desafíos importantes debido a la existencia de sistemas dispares o antiguos, protocolos de comunicación propietarios, inconvenientes para la integración de distintos dispositivos y los temas relacionados a la seguridad de la información.

Todo indica que IoT/IoE llegó para quedarse, se avanza exponencialmente en su adopción y la tecnología se encuentra disponible, por tanto las empresas y verticales de negocios deberán asumir y planificar prontamente su estrategia de incorporación especialmente por los beneficios que entrega y que apoyarían el crecimiento de sus negocios, por los diferenciadores frente a sus competidores y por sobre todo ante un cliente que espera medios tecnológicos eficientes de comunicación pero, con más personalización en lo que respecta a servicios financieros.