Inicio Columnas Big Data: Claves del Presente dinámico Digital

Big Data: Claves del Presente dinámico Digital

Compartir

Por Ignacio Dogliotti, Gerente Comercial Tigabytes

La actual Revolución 4.0 genera también el desafío de procesar y manejar en forma eficiente los gigantescos volúmenes de información que a diario se generan, tanto entre las empresas como entre los consumidores.

Miles de billones de bytes han circulado por la autopista digital de la información y las comunicaciones, desde que en la versión 2011 de la feria industrial Hannover Messe, en Alemania, se hablara por primera vez que el mundo había entrado en la llamada Revolución Industrial 4.0

Sin embargo, el fenómeno que hoy vivimos es algo más que la simple redefinición de los conceptos históricos subyacentes a esta expresión. Ni siquiera es un cambio de paradigma, pues a la actual velocidad con que circula la evolución tecnológica, los paradigmas prácticamente han desaparecido.

De hecho, hasta el concepto de presente parece obsoleto en sí mismo, pues apenas una innovación tecnológica o metodológica conquista el mercado, otra nueva y más potente espera lista para golpear, con sólo pocas semanas e incluso días de diferencia respecto de su antecesora.

Dentro de esta vorágine de saltos cuánticos permanentes, es posible establecer una línea central de avance que se define de acuerdo a un concepto clave: la información. Si hasta los albores del siglo que recién comienza vivíamos de acuerdo a cánones de información centralizada, hoy en cambio, la nueva nos marca una pauta de acción significativamente más extensa, caracterizada por la interconexión inteligente de máquinas, sistemas, dispositivos móviles y redes sociales, todo lo cual genera cada día, miles de Pentabytes de Data, valiosos no sólo para la estrategia competitiva de las empresas, sino también para entender todo el ecosistema organizacional de la sociedad.

Aquí cobra especial importancia la transformación digital, porque dentro de esta nueva cultura revolucionaria de generación y manejo de información, las empresas deben transitar por un camino evolutivo que en algún momento, ojalá más temprano que tarde, les permita ser capaces de procesar de manera rápida y efectiva todo este gigantesco flujo de Big Data, de manera tal que pueda ser utilizado para agregar valor a sus respectivas cadenas productivas.

Y se trata de un camino que poco a poco se va haciendo obligatorio, porque la nueva generación de Millenials, cada vez más posiciona sus gustos e intereses en los diversos canales de comunicación virtuales, transformando las redes sociales ya no en simples canales de esparcimiento, sino en herramientas para comprar, vender, trabajar y buscar servicios.

Quienes logren internalizar este nuevo camino de desarrollo, en definitiva, podrán beneficiarse de las ventajas que brindan los servicios inteligentes de almacenamiento y análisis de Big Data, agregando valor también a todos los agentes externos de la cadena productiva, como clientes y proveedores.

¿Y cuáles son estas ventajas comparativas? Por ejemplo, mejorar la propuesta de negocio, ofreciendo servicios especialmente pensados para los intereses de cada cliente, como lo fue en su momento la mensajería instantánea, o como lo es actualmente la telefonía a través de Internet inalámbrico, o el respaldo seguro y permanente de información crítica y vital, mediante servicios de alto valor como Google Cloud Platform.

De este modo, las empresas deben comprender que si en los decenios anteriores era muy importante tener cultura de trinchera, para salir a captar nuevos clientes o negocios a la calle, almacenando encuestas en papel, hoy es igualmente importante tener cultura de conexión digital, para recoger el inmenso volumen de Data disponible y procesarlo de manera inteligente, abriendo y conquistando nuevos mercados.

Y esto puede lograrse mediante la apertura de plataformas de comunicación a través de Internet, conectándose tanto a computadores como a dispositivos portátiles, o bien creando campañas publicitarias que consideren mucho más que los medios tradicionales, para ofrecer productos y servicios visibles también en las redes sociales.

De eso se trata precisamente esta nueva Revolución Industrial 4.0; de una Big Data globalizada, fácil de descubrir, pero al mismo  tiempo compleja de procesar, porque de acuerdo a estudios recientes, más del 69% de información que hoy procesan las empresas “tradicionales” es completamente redundante o inútil para sus objetivos estratégicos.

Esa es la clave de este proceso, ser eficientes en el manejo de la información y quienes sean capaces de entenderla, analizarla, procesarla y utilizarla correctamente, en beneficio de su propia eficiencia, serán quienes dominen precisamente el mercado, ya no del futuro, sino del presente-dinámico.