Inicio Columnas Chile y el mundo fintech

Chile y el mundo fintech

Fuente: La tercera

Por: Cristóbal Forno CEO de Capitaria

La semana pasada en un nuevo Chile Day celebrado en Londres, tuvimos la oportunidad de escuchar el término Fintech, expresión en inglés formada por la primera sílaba de las palabras: Finance y Technology (Finanzas y Tecnología). Lo oímos en más de una oportunidad y el término fue repetido por la gran mayoría de las autoridades, emprendedores, fondos de inversión, inversionistas, empresarios y ejecutivos presentes en el encuentro.

De hecho, hubo un panel dedicado al tema Fintech que despertó gran interés y en muchos de los paneles se habló sobre diferentes aspectos que hay que actualizar con relación a la regulación financiera para desarrollarlo. ¡Qué importante saber que ya tenemos conciencia de que, si queremos potenciar nuestra industria financiera y acelerar la digitalización de nuestra economía, es fundamental y urgente una regulación.

Es necesario que la regulación permita la innovación, proteja a los clientes e incentive la competencia. Con ella andando, Chile podrá ser el actor más importante en el mercado latinoamericano y nos transformaremos en el país que logró la democratización financiera en la región. Porque está claro que el Fintech logrará bajar las barreras de entrada para realmente masificar el ingreso de clientes al mundo financiero, siempre con su correspondiente resguardo y protección.

Es crítico que esta nueva regulación sea implementada pensando que cada producto financiero podrá ser exportable. Es decir, que la legislación piense en productos como: tarjetas de prepago, cuentas corrientes, tarjetas de crédito, créditos, inversiones y fondos mutuos entre otros, no solo para Chile, sino que para el mundo.
Es muy importante generar una regulación que sirva como “paraguas”, para ofrecer productos financieros a los consumidores. Como contar con un patrimonio mínimo, registrar los productos que se ofrecerán, mantener el dinero de clientes en cuentas segregadas y mantener informado al regulador en aspectos básicos como la salud financiera de las compañías.

Adoptar una regulación como la inglesa, o más fácil, crear un “puente” regulatorio entre Chile y Gran Bretaña, que es el país que lidera en innovación en la industria Fintech, sería un tremendo avance. Permitir a empresas reguladas en Gran Bretaña ofrecer sus productos creando un proceso de “validación de licencia”, mucho más expedito que para empresas nuevas y con menores requisitos, promovería la competencia y la innovación, además de generar empleo y atraer capitales extranjeros al país. Y esto haría que Chile empiece a generar una imagen de apertura financiera al mundo, imagen con la que ya contamos en la industria comercial.

No olvidemos, que es importante junto con una nueva regulación financiera, actualizar la regulación tributaria, ya que de otra forma por muy bien que se haga la regulación, si se crea una desventaja tributaria para los clientes internacionales que operen en Chile, nuestra industria no despegará. Una buena regulación debe venir acompañada de buenos incentivos para hacer crecer de manera explosiva nuestra industria, tal como ocurrió en Inglaterra.